El Centro de Alto Rendimiento de Madrid, ejemplo de arquitectura deportiva

El Centro de Alto Rendimiento de Madrid, ejemplo de arquitectura deportiva

Madrid, 11 de noviembre de 2016.- Las instalaciones que constituyen el Centro de Alto Rendimiento de Madrid del Consejo Superior de Deportes han sido diseñadas por el arquitecto Jesús del Barrio en función de las necesidades de cada deporte. El CAR dispone de varios módulos de entrenamiento en los que se ubican las salas para practicar las distintas modalidades deportivas; pista de atletismo descubierta y campo de fútbol hierba; zona de lanzamientos; zona polideportiva al aire libre; piscina cubierta; rocódromo; campo de hockey hierba artificial y la Residencia Joaquín Blume. Aquí se conjugan todas las actividades y cada uno de estos lugares responde a distintas exigencias relacionadas con el sentido estético, la sostenibilidad o la eficiencia energética pero, sobre todo, están construidos para dar servicio a los deportistas.

Cada modalidad necesita un espacio muy diferente en función de su uso. Por ejemplo, la gimnasia rítmica necesita techos muy altos para lanzar aros, mazas y cintas, al igual que el bádminton  y los volantes. Una sala de tiro olímpico, por el contrario, requiere techos bajos y mucho silencio para la concentración en los disparos a la diana, mientras que las piscinas generan mucha humedad  Así pues, el reto consiste en integrar las múltiples disciplinas en un mismo espacio.

“Fue una novedad porque hasta el momento de su construcción se hacían edificios separados, cada uno especializado en un deporte. Estos edificios polivalentes implican una integración del volumen de cada una de las especialidades. Es decir, tenemos una sala de gimnasia con 12 metros de altura pero al lado hay dos salas de gimnasia artística con siete y medio cada una, la piscina que tiene la altura necesaria para 50 metros y encima una sala de deportes de combate” explica Jesús del Barrio.

El arquitecto del Consejo Superior de Deportes apunta, además, que la luz natural es clave en todos los edificios. El ejemplo más claro está en el módulo cubierto de atletismo: “El módulo tiene una cristalera de principio a fin cuya misión principal no es solo iluminar sino tener una visión abierta hacia la pista de atletismo exterior. Así se convierte en un lugar muy agradable que anima a entrenar, a permanecer horas sin sentirse fatigado”.

Los éxitos mundiales de nuestros miembros del #TeamESP, también en una pequeña parte, se deben a que entrenan en los mejores y más modernos espacios de arquitectura deportiva.