Fondos Europeos, 300 millones de euros para la modernización del sector

España es el único país de la Unión Europea que ha incluido el deporte como elemento tractor dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, reconociendo el peso específico que este sector tiene en el país. Se trata no sólo de una actividad humana enormemente enriquecedora y generadora de bienestar personal; el deporte también constituye un importante instrumento de cohesión social, un eficaz vehículo para la transmisión de valores y un sólido elemento de impulso económico.

Con una dotación de 300 millones de euros procedentes de los Fondos Europeos se está promoviendo la dinamización, reestructuración y modernización del sector del deporte, adaptándolo a nueva realidad socioeconómica mediante su transformación digital y adaptación a la transición ecológica.

 

El deporte ha sufrido muy directamente las consecuencias de la emergencia sanitaria generada por la COVID-19. Por ello, resulta preciso adoptar medidas extraordinarias y urgentes para su reactivación como actividad económica, partiendo de criterios de desarrollo sostenible, cohesión social, creación de empleo, atención a colectivos vulnerables y reequilibrio territorial.

Dentro de este proceso de transformación se ha perseguido, además, dotar de un marco normativo renovado al sector mediante una nueva Ley del Deporte, con el fin de potenciarlo como elemento esencial en el mantenimiento de salud pública y en el fomento de la igualdad de género.

El impulso del sector del deporte se concreta en el desarrollo de infraestructuras seguras y sostenibles, en el impulso a la transformación digital de las organizaciones deportivas, en la promoción de la investigación sobre la actividad física como elemento de fomento de la salud, en la potenciación de las candidaturas para la organización de grandes acontecimientos deportivos, en el fomento del turismo deportivo y en la mejora de la red de centros de alto rendimiento y tecnificación deportiva.
Asimismo se presta especial atención a las infraestructuras en zonas en riesgo de despoblación, al fomento de hábitos saludables a través del deporte y la actividad física -mejorando la salud de nuestros ciudadanos- y al desarrollo de sectores específicos que promuevan la igualdad y la inclusión en el deporte.

Estas medidas se focalizan en afrontar los principales retos del deporte en España.
En todas ellas están presentes objetivos comunes, como son: la creación de empleo estable, el fomento de la igualdad, la digitalización del sector, la transición ecológica a través de energías y estructuras sostenibles, la colaboración con las Administraciones territoriales y la atención a colectivos vulnerables o desfavorecidos.