Irene Lozano: “El deporte está más unido tras la crisis sanitaria y eso nos ayudará a afrontar los problemas económicos”

El estudio calcula que la pandemia provocará una reducción del 31% de los ingresos de los deportistas

Madrid, 22 de junio de 2020. El Consejo Superior de Deportes (CSD), la Asociación del Deporte Español (ADESP) y la Fundación España Activa han presentado hoy en la sede del organismo público el estudio del impacto de la COVID-19 sobre el ecosistema del deporte español. Dicho estudio identifica con mayor rapidez y detalle los efectos negativos que la pandemia y el estado de alarma sanitaria han tenido en el sector del deporte.
 
La secretaria de Estado para el Deporte, Irene Lozano, en su intervención final tras la exposición del Estudio, no ha dudado en calificar los datos de “malos”, pero a la vez ha manifestado que esto nos tiene que servir “para saber cuál es la realidad sobre la que íbamos a tener que trabajar cuando pasara esta situación. Si algo se puede decir del sector del deporte es que sale de esta crisis, de esta parte de la crisis, de la parte sanitaria de la crisis, más fuerte y más unido de como entró, y eso es una buena guía para afrontar en mejores condiciones el futuro más inmediato y combatir los problemas económicos”.
 
El acto ha comenzado con una introducción por parte de Jose Hidalgo, presidente de ADESP, quien ha destacado “el gran simbolismo” del mismo. “En el primer día de la nueva normalidad hacer este encuentro con el CSD y las federaciones tiene una carga de posicionamiento de esta casa y de la importancia que le quiere dar al deporte español”. Hidalgo ha resaltado, además, las “alianzas” que hacen falta en los nuevos tiempos entre el Consejo, ADESP y la Fundación España Activa y el “liderazgo” de Irene Lozano respaldando este estudio. “El deporte a partir de ahora va a ser más igualitario e inclusivo, más transversal y más tecnológico”, ha concluido.  
 
Por su parte, Jaime Lissavetzky, presidente de la Fundación España Activa, ha resaltado que la menos mala de las noticias de este estudio se refería a que únicamente el 14,1% de la población activa había dejado durante este período sus hábitos deportivos.

La presentación detallada del estudio, que hoy mismo se puede consultar en la página web de ADESP (www.deporteespana.es), ha corrido a cargo de Alfonso Arroyo, de Ingesport; Alfonso Pérez, de la Fundación España Activa; y Raúl Chapado, presidente de la Real Federación Española de Atletismo. Todos ellos han pormenorizado algunos datos del impacto de la crisis sanitaria en el ecosistema del deporte español.
 
El estudio abarca a 631 entidades deportivas y engloba a 4,3 millones de personas. De todos ellos, el 86,6% de la muestra expresa una percepción muy negativa o negativa del impacto de la COVID-19 sobre el deporte.
 
Además, recoge que los deportistas profesionales han sufrido una pérdida de ingresos del 31%, mismo porcentaje que ha tenido el sector en cuanto a destrucción de empleo.
 
Las pérdidas que las federaciones deportivas españoles van a sufrir en cuanto a aspectos como cánones por competición será del 57,4%; por cursos y otras actividades de formación del 56,4%; por derechos de arbitraje del 56,8%; por patrocinios de un 49%; y por campus o stages de promoción de un 75,8%.